17 ene. 2012

ENCOMIÁSTICO

Una noche le preguntó al coronel Gerineldo Márquez:
- Dime una cosa, compadre: ¿por qué estás peleando?
-Por qué ha de ser, compadre- contestó el coronel Gerineldo Márquez-: por el gran partido liberal.
- Dichoso tú que lo sabes- contestó él-. Yo, por mi parte, apenas ahora me doy cuenta que estoy peleando por orgullo.
- Eso es malo-dijo... el coronel Gerineldo Márquez.
Al coronel Aureliano Buendía le divirtió su alarma. "Naturalmente-dijo-. Pero en todo caso, es mejor eso, que no saber por qué se pelea." Lo miró a los ojos, y agregó sonriendo:
- O que pelear como tú por algo que no significa nada para nadie. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario