18 feb. 2012

TOMBUCTÚ


 Ojalá tuviera fuerzas para trabajar en ello, para sentarme a dibujar unos planos, para perfeccionar el invento y ver hasta dónde llegábamos con él. Eso es lo que siempre he soñado, Míster Bones. Mejorar el mundo. Llevar un poco de belleza a los grises y monótonos rincones del alma. Se puede hacer con un tostador, con un poema, y se puede hacer tendiendo la mano a un desconocido. Da igual como se haga. Dejar el mundo un poco mejor de como lo has encontrado. Eso es lo máximo a que puede aspirar un hombre.
Vale, ríete si quieres. Si digo chorradas, pues las digo y ya está. No viene mal ponerse grandilocuente de vez en cuando. ¿Qué parezco un idiota? Puede que sí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario